La diferencia entre vintage y segunda mano

En los últimos años, es cada vez más común encontrar en los estilos de las mujeres un poco de inspiración en lo vintage, pero para comenzar con este artículo, primero nos damos a la tarea de platicarte lo que significa bien este término, que ojo, tampoco es lo mismo que “retro”.
Una prenda vintage es aquel tesoro que encontraste en tu bazar favorito o en algún mercado o que, en el mejor de los casos, pudiste rescatar del armario de tu abuelita.
Y es que una prenda vintage es aquella que fue diseñada y fabricada en una época de al menos hace veinte años (ropa de los 90’s ya aplica), al contrario de la ropa “retro”, que ha sido creada en la actualidad, pero inspirada en una época pasada.
Ahora bien, ya que se ha entendido bien lo que es vintage, pasamos al segundo término que es “segunda mano”, que si bien puede ser que la pieza vintage que tienes en tus manos nunca fue usada (o sí), la ropa de segunda mano es sin duda aquella que ya fue usada previamente por otra dueña y claro, es algo que últimamente se ha puesto de moda, ya que no solo estás adquiriendo una prenda por un precio realmente bajo, sino que estás ayudando al medio ambiente evitando ser consumidora del fast fashion.

Ahora que ya has entendido un poco la diferencia de ambos términos, vamos a compartirle la mejor guía para conseguir piezas vintage y/o de segunda mano.
Sea cual sea el caso, hay que tener en cuenta que el lugar donde compres tendrá gran influencia en el precio que vas a pagar. Si has considerado visitar una tienda física, probablemente el costo de tu prenda tendrá incluido el gasto de la renta del local, que es muy diferente a comprar por medio de Instagram o Facebook, o incluso en un puesto de mercado o venta de garage.


Otro punto muy importante es la calidad de la pieza. Lógicamente si es vintage ya tiene unos cuantos años encima sin importar cuantas veces ha sido usada, y lo mismo con una prenda de segunda mano, que posiblemente tuvo varios dueños, aunque si tienes suerte solo tuvo un dueño previo que si acaso la usó una vez y simplemente no le gustó. Es muy importante que sepas reconocer telas y materiales de calidad como es el algodón, el lino o la seda, en una prenda vintage puede que encuentres mejor calidad que algo de segunda mano que lo más seguro es que sea de poliéster.


También es muy importante que tengas en mente un presupuesto para gastar y que siempre elijas cosas sabiendo que van con tu estilo y que lo usarás constantemente, ya que en este tipo de establecimientos es muy común volverse un poco locas y comprar de más, incluso cosas que no necesitas o que jamás usarás. Es fundamental ser consciente al respecto.
Si quieres una pieza clave para tener un outfit con mucho estilo, te recomendamos totalmente que te inclines por piezas vintage, que además de ser una parte de la historia, serán piezas únicas que no será fácil ver en otra persona. O si en tu caso, buscas tener un armario con más consciencia y dejar de gastar tanto en ropa, opta por prendas de segunda mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *