¡Quiérete! Te vas a necesitar

Por Andy Maldonado

“Love yourself, before you love someone else”. ¿Cuántas veces hemos escuchado y leído esto a lo largo de nuestras vidas? Dicen que el amor primero empieza por uno mismo y que para amar verdaderamente al otro es de suma necesidad iniciar contigo. Pero, ¿qué significa realmente amarte a ti misma? Hasta hace poco yo tampoco entendía, creía que el tan famoso self-love y amor propio era nadamás una frase bonita, un consejo, un recordatorio de la sociedad y el mundo del entretenimiento para mencionarte la importancia de pasar tiempo contigo, hacer cosas que te gustan y cuidar tu estética personal. Sin embargo, por fin he comprendido su verdadero significado.

El amor a lo largo de los años ha tenido diferentes definiciones, nombres y hasta necesidades. Cada uno de nosotros define qué es, cómo se debe sentir, cuándo necesitamos de él, dónde hacemos uso de él y a quién se lo brindamos. Su idea y concepto varian increíblemente de unos a otros y hasta el día de hoy nadie a podido explicar y verificar verdaderamente lo que es. La complejidad reside en que posee muchas formas y se esconde en múltiples situaciones, incluso en ocasiones pensamos y confundimos el amor con atracción, cosquillo, expectativa y tristemente, dolor.

via GIPHY

Entonces, te preguntarás, ¿qué es el amor? Esa respuesta únicamente la puedes formular tú. El día que definí lo que es para mí, logré comprender el valor y la diferencia que hace amarte a ti misma con todas las fuerzas antes de compartirlo con alguien más. En mi opinión, amar es aprender a vernos y respetarnos nuevamente tal y como somos, a compartir sueños, miedos y deseos, a cada día ir creciendo, y aún más importante a no buscar cambiarnos sino aceptarnos. Amar es construir un mundo infinto de posibilidades.

No dejes que nadie más defina el amor por ti, recuerda “Loving yourself is the greatest revolution”. ¿Por qué? Porque una vez que sabes bien quién eres, conoces tus límites y valoras tu existencia, nunca más volverás a aceptar un amor a medias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *