Depresión Post Decembrina

Si después de las fiestas, iniciaste el año lento y tal vez con un poco de agotamiento y un sentimiento de tristeza o nostalgia, tranquila, posiblemente estés pasando por una depresión Post Decembrina o bien Post Navideña, y es de lo más común.
Para comenzar, te queremos recordar que está comprobado científicamente que durante esta temporada y debido a la disminución de luz y a eso le sumamos el frío (si es que vives en un lugar con bajas temperaturas durante esta temporada) afectan totalmente nuestro estado de ánimo, haciendo que nos sintamos agotadas y sin ganas de hacer nuestras actividades.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 4% de la población a nivel mundial padece los síntomas de depresión navideña; en México, la mayoría la sufre en silencio por miedo a que la gente la juzgue.
Y a todo esto, según especialistas como la psicóloga española Mónica Mendoza, el cambio radical de hábitos después de las vacaciones puede provocar “tristeza, apatía y frustración” y esto es justamente lo que puedes llegar a sentir a principios del año.

via GIPHY

Es normal que, durante la época de fiestas, nos invada y nos contagiemos de esa alegría, amor y felicidad que todas las personas parecen derrochar gracias al efecto que logra la Navidad sobre nosotros, y cuando regresamos a la rutina, se sienta un bajón terrible en nuestras emociones. Y es que, es casi imposible no pensar y hacer una recapitulación de nuestra vida en los últimos 365 días, y es ahí cuando comenzamos a tener flashbacks de situaciones que tal vez no fueron tan agradables, el cambio de un trabajo, una ruptura amorosa, el fallecimiento de algún ser querido, o también aquellas cosas que deseábamos hacer y que por cosas de la vida no se dieron.
Ahora queremos platicarte de qué manera puedes evitar o al menos quitarte un poquito esa sensación:

Primero que nada, debemos de dejar de ver el año nuevo como una nueva etapa, sino más bien como que la vida continúa sin un fin o inicio de algo, como si solo hubiera sido un pequeño break dentro de nuestra vida y no verlo como un parte a guas.
Segundo, deja de pensar en cosas pesimistas que viviste durante el año, sabemos que no es fácil y sabemos que te marcaron de alguna forma, pero comienza a pensar en aquella persona nueva que conociste, esa nueva amistad que ahora tienes, en aquel trabajo o proyecto nuevo que iniciaste, o qué tal aquella vez que pudiste resolver una crisis laboral, o cuando una persona te dijo que estaba feliz de tenerte en su vida, ese abrazo, esa fiesta o esa reunión que te hizo divertirte como nunca. Y si, por otro lado, lo que te preocupa es pensar en el aspecto económico y en que tal vez gastaste más de lo planeado o te extralimitaste con los regalos y te quedaste en número rojos, ¡no te agobies! Mejor aprende la lección y el próximo año adminístrarte mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *