Por que tu felicidad también cuenta como riqueza

Si siempre que hablas de riqueza, piensas en dinero o algo material, cámbiale de chip y reconoce el valor de tu felicidad.

En términos generales, nos enseñan que la riqueza debe ser tangible, entendida como la acumulación de bienes materiales, como casas, autos, ropa o cosas preciosas, sin embargo, en tu vida financiera hay otros aspectos intangibles que también cuentan y cuentan mucho. Por este motivo, queremos invitarte a pensar si en tu vida has invertido en este valor tan importante: La felicidad.

La felicidad se considera una medida para valorar el progreso social y el bienestar, no es sólo un concepto subjetivo, incluso existe un informe mundial de la felicidad en el que se valora el estado de este sentimiento de forma global.

El primero fue publicado en abril de 2012 y desde entonces, ha ganado reconocimiento y añadiendo más países y variables.

Para darnos una idea de la importancia de la felicidad en nuestras finanzas, encontramos que Noruega encabezó la clasificación global de felicidad en 2017, ñas variables como la confianza en el gobierno, a igualdad entre las personas, el sentido de comunidad y unión y la prosperidad económica, son las claves que hacen felices a los habitantes. En este ranking, México ocupa el puesto número 25 de 155 países, por lo tanto, la felicidad es un valor importane en el desarrollo económico de los paises.

En otras palabras, el nivel de felicidad de una persona es la última línea de sus estados de pérdidas y ganancias personales. Cuando las personas profundizan detrás de sus objetivos personales, sean estos tener un mejor trabajo, comprar una casa propia, cambiar de auto, comenzar una relación de pareja, se dan cuenta que la felicidad es la búsqueda final.

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice, y lo que uno hace están en armonía”. Gandhi.

Este sentimiento se define como el estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. Sin embargo, aunque esta definición está en el diccionario, la mayoría de las personas, cree que la felicidad es resultado del éxito, la acumulación de riquezas, la salud o las buenas relaciones interpersonales, y la presión social hace creer a muchos que estos logros equivalen a la felicidad, sin embargo, todo esto de forma enriquecedoras son consecuencia de y no su causa.

Por esta razón, en tu vida financiera, te damos algunos tips para que seas capaz de hacer inversiones inteligentes en felicidad:

  1. Toma conciencia de tu cuerpo. Al escuchar tu cuerpo y responderle de manera consciente accedes al campo de las posibilidades infinitas. Si estás indeciso sobre hacer o no hacer algo, pregunta lo siguiente a tu cuerpo: ¿qué sientes al respecto?, si responde con una señal de perturbación física o emocional, reconsidera.
  2. Invierte en tu autoestima. La autoestima auténtica tiene que ver con el conocimiento de nosotros mismos, no podemos andar por la vida sin hacernos preguntas a nosotras mismas, la terapia debería ser derecho humano.
  3. Desintoxícate, no gastes emociones innecesarias. Para liberarte de toxinas que bloquean la felicidad practica los siguientes consejos: simplifica tu vida, si compras algo deshazte de algo, sé espléndido para dar, aunque no lo creas, hay más satisfacción en dar que en recibir.

¿Estás lista para invertir en felicidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *