Mundo Freelance: Administra tus finanzas sin morir en el intento

Seguramente alguna vez has escuchado el término “Freelance” o “Freelancer” en alguna conversación. Y es que, últimamente se ha visto mucho a las personas trabajar de manera independiente para clientes que contratan sus servicios. Algunas de las áreas en las que más se puede desempeñar esta forma de trabajo es en ocupaciones de programación, diseñador gráfico, fotografía, organización de eventos, entre otros. 

Sin embargo, trabajar por tu cuenta conlleva a una inversión y una buena administración de tu dinero. Ser tu propio jefe implica más costos, responsabilidades y disciplina para administrar tus gastos.

Encontramos que el 90% de los freelancers no piensan que lo que están haciendo es un negocio, lo ven como un trabajo o empleo, y esto hace más difícil darse cuenta que el dinero no es totalmente nuestro, hay que saber que una parte es para tu negocio y la otra es para pagarte a ti.

Recuerda que para que un negocio crezca hay que alimentarlo, es decir, hay que dedicar una parte para inversión. Esto nos lleva al punto número uno:

  • 1. Gastos personales y gastos del negocio. 

Para comenzar, en cualquier negocio necesitas tener un espacio de trabajo, debes tomar en cuenta, renta y servicios que ocupas. De igual manera, hay que hacer inversión en equipo o material dependiendo de en qué consiste tu negocio. Para esto debes considerar un porcentaje de las ganancias para el negocio y otro más pequeño para pagarte a ti como si fueras un empleado, un 25% está bien para empezar.

  • 2. Invierte en tu Negocio.

Ahora que ya sabes que debes dejar un porcentaje para tu negocio, es hora de decirte para que sirve este. Con este dinero vas a pagar todos los servicios, así como herramientas y material. Por ejemplo, si tu negocio tiene algo que ver con ventas en línea o si eres diseñador, debes invertir en herramientas como tu página web, un dominio, aplicaciones que sirvan para apoyar tus redes, publicidad, material para tus productos si tú te encargas de la fabricación, en fin, hay muchísimas cosas en que invertir. Y claro, no hay que olvidar, cursos, talleres de actualización y todo lo que tenga que ver en tu educación. No olvides que tú eres tu mejor inversión. 

  • 3. Aprende a cobrar.

Debes aprender a valorar tu trabajo. No hagas ningún trabajo sin haber obtenido el 50% de anticipación. Así mismo, aprende a realizar contratos donde se estipulen los servicios que estás ofreciendo y por los que te están pagando, así como fechas de entrega y de pago.

  • 4. Impuestos y Deducciones.

Los sabemos, esto no suena tan genial, pero es tu responsabilidad pagar los debidos impuestos. No vamos a meternos mucho en este tema porque cada quien debe tomar en cuenta sus gastos y deducibles, pero te explicamos rápido que existen dos regímenes en los cuales los trabajadores independientes se pueden dar de alta. El primero es el tradicional, el de servicios profesionales. El segundo es el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) en el que también se puede ser freelance siempre y cuando no obtenga más de 2 millones de pesos en ingreso al año, no sea socio de ninguna persona moral y por los servicios que preste no se requiera tener una cédula profesional.

  • 5. Fondo de emergencias, retiro y vacaciones.

A comparación de un trabajo en donde te ofrecen un sueldo fijo, cuando eres tu propio jefe vas a aprender que hay meses en que el flujo de trabajo es más escaso, y es por eso que debes comenzar a generar un ahorro de entre 6 meses y un año para esos momentos en que no tengas tantos proyectos, esto lo recomienda Sánchez-Escuer, esto será de suma importancia para seguir trabajando como freelance o de plano regresar a ser asalariado por necesidad de pagar las cuentas.

Como ya mencionabamos, hay momentos en que el flujo de trabajo no es tan constante como nos gustaría, es por eso que identificando los meses con las ventas más bajas es cuando podemos planear vacaciones o días de descanso. Generalmente, esto sucede al comienzo de cada año, ya que todos arrancan lento. De las ganancias mensuales destina siempre un porcentaje para tu ahorro. 

  • 6. Pon orden y disciplina en tu horario.

Al principio, es muy común que dediques tu tiempo 24/7 a tu negocio, pero te recomendamos que definas tus horarios como si fuera cualquier otro trabajo. Piensa en que hora te parece adecuada para “entrar a trabajar“ (no olvides ser realista, entre menos horas trabajes baja la posibilidad de tener un negocio exitoso) y tu hora de salida, no olvides contemplar un tiempo libre para comer. Intenta siempre cumplir con tu horario, una buena organización, junto con disciplina y perseverancia son las claves para triunfar dentro del mundo freelance. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *